lunes, 4 de enero de 2010

Dame fuego, dame, dame fuego...



Y no pudo zafar de ésta. A pesar de estar meses peleándola, Sandro pasó a mejor vida, luego que un "shock séptico" (palabras que por un tiempo vamos a escuchar hasta que nos aburramos, con una muestra explícita en vivo y en directo del sensei Chiche Gelblung incluída) le diera el golpe fatal. Si bien no soy fan ni me gustaba su música, en los últimos tiempos me atrajo su forma de decir las cosas, como la de hacerse cargo de que su enfermedad fue culpa exclusivamente de él por no cuidarse (para algún perdido, fumaba hasta cuando dormía) y se lamentaba por eso, pero igualmente jamás bajó los brazos y admiro la fortaleza que tuvo para soportar y superar (casi) todo lo que le pasó en los últimos meses. Tanta incertidumbre en la lista de espera, superar el transplante y las muchas operaciones posteriores demuestran que realmente poseía una fuerza grandiosa, con muchas ganas de vivir pero siendo siempre realista que su situación era dedicada.

Por mi parte, le debo $5 a un compañero de laburo que vaticinó que no pasaba de ésta noche... Nico, vos sabías algo que yo no, seguramente... pero igual te pago la apuesta.

Para el que guste, les dejo el único tema de él que me agradaba...

3 comentarios:

  1. Por fin puede descansar...

    Moraleja: uno cosecha lo que siembra

    ResponderEliminar

¿Algo para decir? Espero que sea interesante.. decilo... decilo...